Guillermo Pascual

Nuestro entorno visto con atención...

11 junio 2008

Pasadas ya unas semanas de que se tirarán las polveras nustros dos más laureados cocineros-estrella creo conveniente que podamos opinar otros acerca del lamentoso espectáculo que hemos tenido la oportunidad de contemplar con ellos de primeras stars. A nadie se le escapa que han sido los malditos egos de ambos (Adriá y Santamaría) los que han salido a relucir, mejor ensombrecer, y que a cambio les hemos conocido fuera de lo que mediáticamente era considerado el olimpo de las sartenes. Como de fabrica vine optimista, tal vez haya sido enfín positivo saber que ambos tiene dark sites y que tan solo adoran al becerro de oro o mejor dicho al oro del becerro. Debiera ser hora que se dejaran de lucir pasarelas mediáticas, bajaran de sus altares... moderaran sus precios y enaltecieran la dieta mediterránea. Nadie ya habla de una dieta que evita patologías futuras y que nos envidian otros que no tienen la gracia de haber sido bendecidos con nuestras huertas, campos y frutales. Sería también adecuado hablar de la moderación en la cantidad del comer o en la fast food que les meten por los ojos a nuestros hijos. ¿Recordamos de nuevo que el tercio de toda nuestra juventud es obesa...?